Pintores legendarios ‘entregan’ sus propias pinturas